Peinado de novia, el accesorio perfecto si se elige bien

El peinado de novia debe ir en perfecta sintonía con el vestido, pero también con otros muchos detalles del enlace.

El peinado de novia es una de las decisiones más difíciles de cualquier, pero debe plantearse con mimo –e inteligencia- para que se convierta en el mejor de los accesorios del vestido de novia. Moños, coletas, semirecogidos, melena suelta…, Eduardo Sánchez, director de Maison Eduardo Sánchez, repasa las claves para elegir el peinado perfecto y te descubre los consejos imprescindibles si has decidido dar ese paso tan importante y estás buscando el peinado que lucirás en el gran día.

Maison Eduardo Sánchez para mujer.es. Fotos: Santi Esteban / Maquillaje: Beatriz Iglesias

Cuidado con las tendencias.

“En el caso concreto de las novias es difícil –y no se debe- hablar de tendencias. Un buen estilista debe tener en cuenta tantos factores antes de dar con el look perfecto, que aunque nos intentemos ajustar a lo que se vea en las pasarelas y a los deseos de la novia, que en ocasiones viene con un recorte o una fotografía en el móvil, nuestro objetivo debe ser siempre que esté lo más favorecida y armónica posible”.

Peinado de novia, el complemento perfecto al vestido.

El vestido es el gran protagonista en una boda y el peinado debe ser un complemento, adaptado al milímetro al vestido para que sea capaz de sublimarlo pero nunca eclipsarlo”.

Cada novia es única.

“A la hora de elegir el peinado, es importante recordar que cada novia es única; no hay dos mujeres iguales y no debería haber dos novias iguales. Por eso debe haber una conversación muy fluida con el peluquero que debe conocer todos y cada uno de los detalles del enlace”.

El diseño del vestido es importante, pero también otros factores.

“No basta con tener en cuenta el diseño y la forma del traje de novia. En nuestros salones siempre miramos al detalle la textura y el tipo de tela del vestido porque también son fundamentales. En el caso de tejidos con mucha textura habría que contrastar con un peinado con un acabado más ordenado y pulido. Sin embargo, con telas lisas y sencillas, conviene optar por estilos de peinado más desestructurados. La clave es que el vestido y el peinado no compitan entre ellos, sino que cada uno deje brillar al otro y potencie su belleza. Un buen estilista debe conocer todos los detalles del atuendo de la novia, incluso los pendientes y hasta el ramo de flores que se van a lucir”.

Las pruebas del peinado que lucirá la novia son imprescindibles.

“Y fundamentales para que la novia vaya segura ese día al 100%. Es durante las pruebas cuando la mayoría van desechando las ideas que traían en la cabeza, cuando comprueban que no funcionan con sus facciones o que su tipo de pelo no resiste bien determinados acabados o recogidos”.

¿Donde es la boda?, ¡también importa!

“A la hora de elegir un peinado también es determinante dónde se celebra la boda. Si se trata de una boda en interiores o en exteriores, si es campestre o urbana, la época del año, la climatología… Todos estos detalles deberán ser conocidos -¡y preguntados!- por el estilista”.

El color, nunca el mismo día.

En el caso de que se vayan a hacer unas mechas o reflejos es recomendable realizarlas unos 10 días antes de la ceremonia, para que el color ya se haya asentado por completo el día de la boda y que la novia esté segura de que el resultado es de su agrado. Si se trata de color con el fin de tapar las canas lo ideal es hacerlo una semana antes, para evitar que haya raíz”.

 

En Maison Eduardo Sánchez somos artesanos del recogido y realizamos el peinado a la medida de cada novia. En nuestros servicios contamos con forfaits a medida que incluyen: asesoramiento, peluquería, maquillaje, día de prueba, tratamientos de belleza y opción de desplazamiento.